miércoles, 7 de febrero de 2018

Manuel Ortega: hay que ver la educación con una perspectiva más amplia.

Algunos compañeros nuevos -y no tan nuevos- no paran de preguntar qué es eso de un curso estructurado Erasmus+ en otro país, especialmente ahora que acabamos de presentar la solicitud para el nuevo proyecto, tras un mes agotador de trabajo.


Manuel Ortega, enfrascado en la tarea. Enero 2018
Con cariño, 'Soy una cámara', de Loquillo. https://www.youtube.com/watch?v=2aTbgSihZCc

Quizás, la mejor manera de explicarlo sea a través de las palabras de uno de los participantes de nuestro centro, en este caso, Manuel Ortega, Jefe del Departamento de Física y Química, quién ya nos contó e ilustró sus peripecias por Florencia durante el pasado verano en una magnífica y sentida entrada anterior en este blog.  http://erasmusplusmaginamanchareal.blogspot.com.es/2017/11/un-veterano-embarcado-en-una-aventura.html 

Nos resume, con perfecta claridad, en qué consistió su curso, las fechas del mismo y los contenidos abordados, a la vez va desgranando lo que le supuso esta semana de intenso trabajo y haciendo una valoración sopesada de esta experiencia personal. 
Y lo más importante tal vez, cómo se justifica esta semana de estudio y trabajo dentro del proyecto. 

Muchos de vosotros habéis manifestado vuestro interés por participar en el nuevo proyecto, siempre y cuando este sea aprobado. Aquí tenéis una idea de cómo funcionan estas experiencias Erasmus+.

Participante: Manuel Ortega García.
Fecha: 10 al 15 de julio de 2017
Centro de estudio: EUROPASS Centro Studi Europeo

A one week Erasmus+ Teacher training seminar in Florence

            Los contenidos del curso, impartido íntegramente en lengua inglesa, versaron sobre el uso de plataformas y medios digitales útiles en filmación cinematográfica pero con referencias explícitas a aquellos con un valor añadido de cara a la práctica docente. La metodología se cimentó en el trabajo  colaborativo de un grupo de 10 profesores venidos de distintos rincones de la comunidad europea. La experiencia fue emocionante, sin lugar a dudas, y muy gratificante para un profesor ya veterano que jamás había vivido una experiencia de inmersión de este calibre. La oportunidad de intercambiar pareceres con pares educativos europeos, derivó en un viaje a una nueva dimensión, escapando de la realidad local, desde la que ver la educación con una perspectiva más amplia que me deja tanto aportes como interrogantes.

            Las dificultades lingüísticas existieron, pero con una mínima preparación previa y buena disposición no fueron un obstáculo insalvable. Obviamente las ideas se defienden mejor en la lengua materna pero ese terreno de juego y punto de encuentro que supuso el uso del inglés lo hizo, si cabe, más emocionante. La primera sesión se centró en la realización de presentaciones para darnos a conocer. Una vez tomado el contacto inicial, en el que se nos brindó la oportunidad de intercambiar algunas impresiones sobre los distintos sistemas educativos de nuestros respectivos países, se nos planteó un ambicioso objetivo: plasmar el trabajo de las próximas sesiones en un producto tangible, una película de 1 minuto de duración. Teníamos que familiarizarnos con el lenguaje y las técnicas de filmación cinematográficas, realizando trabajos en paralelo y apoyándonos unos para adquirir destreza con algunas de esas herramientas. 

'remarcaría la amalgama de 
sensaciones e ideas que me traigo'

Finalmente decidimos que realizaríamos un stop-motion contextualizado en un hecho histórico florentino. La elaboración del storyboard, de los personajes, la creación del escenario, la iluminación y la grabación supusieron un duro trabajo que produjo 900 instantáneas con las que montar la película. Incluso exigió alguna horita extra para llegar a tiempo, lo que da una idea de la implicación del grupo. Todo el mundo aportó, en mayor o menor medida y en función de su perfil, pero el resultado final es el fruto la suma de los esfuerzos y aportaciones personales hacia un grupo mucho más unido de lo que imaginaríamos a juzgar por las distintas procedencias de los integrantes. El día de la proyección lo vivimos con regocijo y orgullo.




             Todos y cada uno de los pasos necesarios para la filmación estaban vinculados al uso de herramientas TIC accesibles a la mayoría de los ciudadanos y que encierran en sí mismas grandes posibilidades de aplicación didáctica. Obviamente es mucho más esto último junto con la metodología de trabajo colaborativo y consideraciones lingüísticas, y no la creación del stop-motion en sí mismo, lo que justifica y da sentido a la movilidad dentro de este proyecto. Sin ahondar en cuestiones técnicas o específicas del curso, sí remarcaría la amalgama de sensaciones e ideas que me traigo que ya han incidido y tendrán repercusión en mi práctica educativa.

Manuel Ortega García
Febrero 2018

Gracias, Manuel, por tu esfuerzo e implicación en este humilde proyecto de mejora de nuestro centro.

Manuel Molina.
Coordinador del Proyecto Erasmus+

No hay comentarios:

Publicar un comentario