martes, 8 de noviembre de 2016

¿Podemos mejorar el horario de trabajo de los alumnos? Una experiencia #ErasmusPlus en Budapest.

Tercera movilidad: job shadowing at Mádach Imre Gimnázium, Budapest IV
Para pensar, simplemente. Nada más.


“Lo que más nos gusta de nuestro instituto es el horario.”


Con casi 37 horas de clase semana de promedio, sí, habéis leído bien, 37, 13 asignaturas y clases de 7:30 a 15:00 algunos días, me quedo perplejo al escuchar, a todos los alumnos a los que les he hecho la correspondiente pregunta, que son los 15 minutos de descanso tras cada 45 minutos de clase, lo que más les hace estar a gusto en su instituto.


Los profesores opinan igual.


“¿Por qué me voy yo a preocupar si el alumno viene a clase en pijama?”


Difícil de entender esta respuesta, también me desconcierta Natasha, profesora de inglés con casi 25 años de experiencia en varios países, con muy diversos sistemas educativos y patrones culturales diferentes. Y una de las más prestigiosas profesoras del centro, que es importante comentarlo. “Quien debe resolver este problema, si es que lo es, son sus padres”. Varias alumnas han acudido a clase con pantalones de pijama y zapatillas de noche y, ante mi incredulidad, ya que yo y seguramente muchos de nosotros hubiéramos montado un pollo de los gordos, me dice, sin perder un ápice de su sonrisa, que son cosas de la adolescencia, y qué hay otras formas de abordar el problema. “¿Por qué he de asumir yo el papel de padre?”, continúa.  Por lo menos, chocante.

Manuel Molina Porlán.
Coordinador del proyecto #ErasmusPlus del #IESSIERRMAGINAMR.

1 comentario:

  1. ¿Decoro, compostura, saber estar, factores culturales, factores medioambientales,educación cívica...? Para opinar sobre ese comportamiento deberíamos conocer el contexto cultural.

    ResponderEliminar