martes, 8 de noviembre de 2016

¿Qué metodología de enseñanza debemos usar? Una experiencia #ErasmusPlus en Budapest

Tercera movilidad: #job-shadowing visit at Mádach Imre Gimnázium, Budapest (VIII)

“Si los métodos tradicionales de trabajo funcionan con un grupo de alumnos, ¿por qué hemos de renunciar a ellos?”

Foto de Manuel Molina Porlán

Es el equilibrio entre los métodos que siempre han funcionado y los métodos nuevos que se van abriendo paso lo que tal vez haya que procurar tener presente. No hay que romper con lo que nos funciona, sino adaptarlo a las nuevas generaciones de estudiantes. Pero, como me dice esta profesora experimentada, ¿por qué romper con lo que sí funciona? A vece nos pasamos de frenada, dice el dicho popular. 

“No tiene sentido ninguno enseñar un idioma si este no se pone en práctica desde el primer día, eso es perder el tiempo.”

Foto de Manuel Molina Porlán
El aprendizaje idiomas tiene que ser práctico, encaminado a abrir puertas, a dar oportunidades a los alumnos.  Esta afirmación tan rotunda es cierta, pienso yo. En los grupos de idiomas, casi nunca tienen más de 15 alumnos por clase. Sólo he visto una excepción, un grupo de 20 alumnos de 1º de Bachillerato con nivel C1. Su sistema es totalmente distinto al nuestro. Ellos representan a Shakespeare con 16 años.

“¿Qué sentido tiene tener a 33 o 34 alumnos en una clase de idiomas?” “¿Cuándo puedes escucharlos hablar, hacer presentaciones, analizar su progreso individual?” 

Manuel Molina Porlán.
Coordinador del proyecto #ErasmusPlus del #IESSIERRAMAGINAMR.

No hay comentarios:

Publicar un comentario