miércoles, 2 de noviembre de 2016

Cuaderno de bitácora: job-shadowing Erasmu+ en Lytchett Minster II

Diario de job-shadowing en LMS II

Lunes, 25 de septiembre de 2016.

Foto de María José Catena
El primer día en el Lytchett Minster School, el 25 de septiembre, tuvimos un primer contacto con Emma Watson, que es profesora de español y francés en el departamento de Lenguas Modernas, además de ser la profesora de contacto encargada de gestionar el proyecto Erasmus+.  Nos recibió en el edificio principal de los varios que constituyen el centro. En la recepción nos dieron la bienvenida y las acreditaciones para poder visitar el centro sin que nadie nos pusiera ningún impedimento.

Foto de María José Catena
En ese momento, 8.20 de la mañana, los alumnos comenzaban a llegar y el centro, como cualquiera de los nuestros, cobraba vida y se llenaba de gente, alumnos, profesores y personal de administración y servicios. 

Foto de Manuel Molina

Foto de María José Catena
Casi a la vez que Emma nos daba la bienvenida conocíamos al Director, Andrew Mead, que se mostró muy colaborativo y nos atendió en el despacho. 
Foto de María José Catena
Intercambiamos los correctísimos saludos y repasamos nuestros acuerdos de colaboración a corto y a largo plazo. Esa misma mañana compartimos con él tres horas de distintas actividades propias de su cargo directivo: una entrevista a una profesora nueva que se incorporaba al centro ese mismo día, una entrevista con un alumno que había solicitado una plaza en el centro y que iba acompañado de su madre y una representante de su ayuntamiento. 

Me detengo en estas dos entrevistas para señalar las diferencias con nuestro sistema. Aunque se trata de un centro público, tanto la admisión del profesorado como del alumnado dependen exclusivamente del criterio del director. En el caso de la profesora, comenzó a trabajar ese día, en el caso del alumno y tras meditarlo durante unas horas, decidió rechazar su solicitud puesto que consideró que no había suficiente interés por parte de la familia de que el alumno perteneciera a esa comunidad y había serias dudas de que el ayuntamiento enviara al centro la dotación que el alumno necesitaría en su trayectoria allí teniendo en cuenta que no era el centro que le correspondía por su lugar de residencia.
Foto de María José Catena

Además de  estas dos entrevistas, asistimos también a otra reunión con personal del centro.  Ahora con el equipo encargado de elaborar, revisar y rellenar los protocolos y documentos de contratación del personal y de admisión del alumnado. Otra gran diferencia con nuestro sistema público en el que esos criterios de admisión y de contratación no dependen nunca de un centro en concreto sino que, como todos sabemos, vienen establecidos por la Consejería de Educación o el Ministerio correspondiente.


Foto de Manuel Molina
Además de este período 'a la sombra' del director, el resto de la mañana la pasamos conociendo los edificios que forman parte del colegio. Son varios a los que ellos denominan “Houses”. Cada una de estas casas tiene su propio nombre, la que corresponde al departamento de idiomas se llama “Gault House”. 


Foto de María José Catena
Foto de María José Catena
Ms Ward, Emma, nos llevó hasta ella, nos presentó a los profesores  y personal que se encontraba por allí y nos presentó a varios alumnos que nos acompañaron por los distintos edificios mientras que las clases comenzaban aquella mañana. 

Foto de Ernesto Medina Rincón
Los alumnos nos iban enseñando los distintos edificios mientras que practicaban su “español”. La experiencia fue muy grata y los alumnos encantadores.

Finalmente, también asistimos a una clase de español. La profesora, Marisol, es una española con larga experiencia en la docencia en  Gran Bretaña pero que acaba de entrar al centro. Se mostró muy receptiva con nuestra visita y nuestros proyectos y nos ayudó mucho con el idioma a lo largo de nuestra estancia puesto que, en algunos momentos, nos hizo de traductora. Desde aquí le doy las gracias si alguna vez lee estas líneas. 

Foto de Manuel Molina Porlán

Sus alumnos eran pequeños, llevaban poco tiempo estudiando español, pero la clase fue muy amena y muy dinámica con una metodología comunicativa. Coincidencias y diferencias con las nuestras. Por ejemplo, tienen un programa de control de ausencias e intercambio de información académica muy parecido a nuestro Séneca-Pasen.

Foto de Manuel Molina Porlán
En otra de las sesiones de la mañana nos trasladamos a otro edificio, el que acoge al departamento de necesidades educativas especiales, el SENCO TEAM, y nos entrevistamos con su jefa, Clare Barret. 
Ella nos enseñó el departamento, el edificio con las aulas específicas, la biblioteca, el despacho de la orientadora y otros despachos en los que trabaja todo el personal que pertenece a este departamento. 

Como en nuestro sistema, la atención a los alumnos de necesidades educativas especiales es muy amplia y abarca tanto la atención dentro del aula­ -con personal externo contratado a tal fin y que ayuda al alumno en lo que necesita, por ejemplo, comprender las instrucciones del profesor, subrayar, etc.- como la atención allí en aulas específicas, y en grupos reducidos,  a aquellos alumnos que se han quedado atrás en el progreso de algunas áreas instrumentales, sobre todo la lectura y la compresión ; la atención a alumnos con trastornos como el autismo, asperger, o retrasos mentales. Esta última se reparte entre atención en el aula o atención personalizada o, simplemente, habilitar allí una zona de relax para cuando ellos lo necesiten.
En medio de esta interesante charla, surgió la anécdota del día puesto que por algún motivo, que no llegamos a conocer, sonó la alarma anti-incendios y tuvimos que desalojar el edificio.
Foto de Manuel Molina Porlán
Rápidamente salimos al exterior y lo que pueda parecer una incomodidad se convirtió_ tras saber que no había motivo de alarma- en una buena manera de conocer el primer día a “absolutamente” todo el personal de la comunidad puesto que, en pocos minutos, todos estábamos de pie en la maravillosa zona verde que rodea todo el centro y donde se sitúan las pistas de deportes.
Después de unos minutos, tras comprobar que había sido una falsa alarma,volvimos al trabajo y continuamos con la entrevista.


Foto de María José Catena García
Llegó la hora de la comida, las 12.30 de la mañana, y nos acompañaron a la cafetería. Todo el alumnado come allí, por turnos, en un buffet. En la organización y vigilancia de la comida intervienen alumnos y profesores puesto que algunos profesores hacen guardias de comedor y los alumnos mayores cobran la comida al resto. En medio de esta gran área, algunas mesas están reservadas para los profesores y con ellos compartimos nuestra primera comida en el Lytchett.

Tras esta intensa jornada y con el cansancio propio del primer día, volvimos a casa alrededor de las 17.00 horas. Una jornada “intensa” y “extensa” pero muy satisfactoria.

María José Catena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario